Por Inés Martín Moreno


HACE YA UN PAR DE SEMANAS que tuvo lugar el evento al que voy a referirme en esta ocasión, porque jamás es tarde para hablar de libros… o de cosas relacionadas con ellos. En efecto, se trata de recordar unas notas relacionadas con la celebración del Día del Libro justamente el 23 de abril, acontecimiento clave en el mundo de la cultura literaria internacional, durante el cual se ha impuesto en nuestro mundo civilizado rindirles homenaje a esos amigos de sabiduría y papel que nos acompañan a lo largo de nuestra vida. Y así, el 23 de abril las calles se inundan de arte y actividades relacionadas con los libros para que, al menos un día al año, les devolvamos la importancia que estos olvidados merecen.

¿Por qué el 23 de Abril? Popularmente se ha difundido que la celebración se realiza ese día porque, supuestamente, en esa misma fecha murieron tanto William Shakespeare como Miguel de Cervantes. Sin embargo, en realidad, Cervantes falleció el día 22 de abril y fue enterrado al día siguiente, mientras que Shakespeare murió el 23 de abril del calendario juliano lo que equivale al 3 de mayo en el calendario gregoriano. Aún así, a pesar de que no sea del todo cierto lo que hemos creído hasta ahora, seguiremos conmemorando este día tan especial la despedida de dos grandes maestros de la literatura.

Curiosamente, la iniciativa de celebrarlo en nuestro país proviene del autor valenciano Vicente Clavel Andrés, que lo propuso en 1923 en Barcelona y se aprobó tres años después, de modo que fue el 7 de octubre de 1926 el día, mes y año en que se celebró el primer Día del Libro, y, tras cuatro años, se estableció definitivamente al 23 de Abril. Por ser propuesto en Cataluña entendemos que coincida con el patrón de la misma, Sant Jordi.

Por otro lado, una curiosidad que conviene destacar de la celebración de este día en Cataluña es el intercambio de rosas y libros. La tradición de entregar una rosa deriva de una leyenda que dista de la literatura pero que forma parte de la cultura de nuestro país. Como ya sabemos, ese mismo día se celebra “Sant Jordi” cuya historia explican varias leyendas. Una de ellas hace referencia a un reino cuya gente vivía amenazado de un dragón al que, con tal de saciarlo, entregaban a una persona para ser sacrificada. Desafortunadamente, una de las personas fue la hija del rey, a la que San Jorge protegió matando al dragón con su espada. La sangre que derramó la bestia creó un rosal del que el santo eligió la mejor flor para la princesa.

Como conclusión, es necesario seguir celebrando un día tan importante como el Día del Libro, ya que en esta sociedad cada vez más alejada de las letras, qué menos que recordar un día al año la importancia y la grandiosidad que oculta el mundo de los libros y que cada vez más está quedando en el olvido.

Celebración Día del Libro


INÉS MARTÍN MORENO (Málaga, 1997) estudia 2.º de Grado en Maestro de Enseñanza Primaria en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga. © 2017 «La AVENTURA de LEER» es una publicación de «GIBRALFARO.uma.es», revista digital que se edita con el patrocinio del Departamento de Didáctica de las Lenguas, las Artes y el Deporte de la Universidad de Málaga.

Anuncios